Reparación del embrague

Reparación del embrague

Conjunto embrague y volante motorSeguimiento reparación es la nueva categoría que estrenamos en la que analizaremos casos reales de averías en vehículos, desde que el vehículo entra a taller hasta que sale reparado. Veremos todo tipo de averías que se nos pasen por la cabeza, casos reales de vehículos averiados y la reparación que fue necesaria realizar.

Vamos a evitar hacer cualquier mención a marcas o modelos, nuestro objetivo no es sacar los colores a nadie y que haya ocurrido una avería en concreto en un vehículo concreto no debería servir de referencia para el resto de vehículos.

Para nuestro primer ejemplo traemos un embrague dañado. Veamos el por qué.


1. Recepción y diagnóstico de avería

El cliente reclama en la orden de reparación que el coche se acelera al cambiar de marcha y se viene abajo, además circulando a veces se viene abajo solo.

En la prueba del vehículo observamos que el pedal del embrague presenta excesiva dureza en su accionamiento. Se observa también que el embragado se realiza al final del recorrido del pedal y está casi totalmente suelto. Por último se detecta que el embrague patina.

Se localizan los daños en el sistema de embrague, por lo que se decide desmontar la caja de cambios para poder acceder al embrague y al bombín de embrague y comprobarlos.


2. Desmontajes y localización de los daños

Una vez desmontada la caja de cambios se puede acceder a comprobar el sistema de embrague y volante de inercia. El volante de inercia es la pieza encargada de transmitir el par motor hacia la caja de cambios y de ahí a las ruedas, también sirve para absorber las vibraciones del motor en su giro. El disco de embrague fricciona contra el volante motor y es presionado por la prensa, quedando en un conjunto cuando el embrague no está pisado. Al pisar el pedal del embrague lo que hacemos es presionar el collarín de empuje, el cual se mueve presionando la prensa y liberando el disco de embrague. A la hora de embragar la caja de cambios es necesario hacerlo progresivamente, y de ahí que tengamos que llegar al “punto de fricción”, del cual habremos oído hablar, para que las velocidades del cigüeñal (girando a las revoluciones del motor) y de la caja de cambios se igualen.

En el caso que nos ocupa tras los desmontajes se observan síntomas de sobrecalentamiento en la superficie de la prensa de embrague, del volante de inercia y del collarín de empuje. El disco de embrague se encuentra completamente desgastado habiendo llegado el ferodo (la parte que fricciona) a los remaches que lo unen a su bloque metálico. Se determina que el desgaste del embrague es totalmente excesivo Revisando el kilometraje del vehículo (23.904 km), ya que no es normal que con ese kilometraje se haya desgastado el ferodo tantísimo. El disco de embrague tiene una duración de unos 100.000/150.000 kilómetros, dependiendo del uso que se le dé al vehículo y del tipo de conducción.

A la vista de los daños de los diversos elementos del sistema de embrague finalmente se determina que estos daños han sido provocados por un mal uso del sistema de embrague, estos daños podrían haber sido evitados por el conductor.


3. Causas de los daños

No podemos con total certeza el motivo que ha provocado los daños del embrague, pero podemos hacer algunas conjeturas en base a los daños que hemos observado.

· Puede que el conductor se quedase atascado en el barro, intentando salir forzando el embrague. Si te ocurre esto y empiezas a oler a embrague quemado, olor muy característico, para. No sigas forzando el embrague. Seguramente lo único que consigas es este resultado y tener que llamar a la grúa de todas formas.

· Puede que el conductor esté acostumbrado a llevar el pie del pedal del embrague en el propio pedal en vez del lugar destinado para ello, cosa muy poco recomendable ya que así se provoca que el collarín esté constantemente friccionando contra el diafragma de la prensa de embrague.

· Puede que se trate de un conductor inexperto, o que no esté acostumbrado al vehículo, y de ahí el haber forzado el sistema de embrague.

· Puede que el conductor en su ruta diaria tenga un desnivel importante, donde se fuerza el embrague para poder vencer la fuerza de la gravedad.

En cualquier caso es posible descartar casi seguro un fallo mecánico. El disco de embrague ha perdido su ferodo y eso solo significa que ha habido un desgaste excesivo, además de los signos de sobretemperatura que observamos en el resto de elementos.


4. Reparación efectuada y salida del vehículo de taller

Finalmente para la reparación del vehículo ha sido necesaria la sustitución del conjunto de embrague. Las piezas sustituidas son:

Disco de embrague

Prensa de embrague

Collarín de empuje

Como ya hemos visto ha sido necesario el desmontaje de la caja de cambios en un elevador para poder acceder al embrague, tarea costosa en tiempo que ha dejado el vehículo retenido varios días en taller.

En cuanto al volante de inercia hemos conseguido salvarlo en este caso en concreto. En muchas otras ocasiones esto no será así y será necesaria también su sustitución ya que se habrá visto demasiado afectado por el sobrecalentamiento, teniendo un costo muy elevado.


5. Reportaje fotográfico

Os dejo con el reportaje fotográfico y los daños que hemos encontrado en los elementos del embrague.

Kilometraje del vehículo a la entrada en taller. 23.904 kilómetros es poco kilometraje para presentar estos daños en el embrague.

Kilometraje del vehículo a la entrada en taller

Se ha realizado el desmontaje de la caja de cambios para poder acceder al conjunto de embrague y volante motor. Vemos que en el motor queda el volante motor sin desmontar.

Desmontajes realizados sobre el vehículo

Vista de los daños en el volante de inercia. Se observa pantinamiento en la superficie de fricción del disco de embrague. Finalmente se reutiliza el volante motor para economizar la reparación.

Vista de los daños en el volante de inercia

Caja de cambios desmontada del vehículo. Se observa mucho polvo del ferodo en la campana del embrague.

Caja de cambios desmontada del vehículo

Comprobamos el collarín de empuje en la campana del embrague. Se observa irisación en la zona que fricciona con el diafragma de la prensa, daños por sobrecalentamiento.

Comprobamos el collarín de empuje en la campana

Comprobamos el disco de embrague, se observa que se encuentra completamente desgastado encontrándose el mismo inutilizado. El desgaste es excesivo para el kilometraje del vehículo.

Comprobación del disco de embrague

Detalle del desgaste del disco de embrague. Se observa que el ferodo ha llegado a los remaches de sujeción, encontrándose completamente desgastado.

Detalle del desgaste del disco de embrague

Comprobación de la prensa de embrague. En las patillas del diafragma encontramos irisaciones que nos indican que se ha realizado un mal uso del sistema de embrague.

Comprobación de la prensa de embrague

Prensa de embrague, lado de fricción contra el embrague. Se observa sobretemperatura por patinamiento excesivo del disco. Se observan también surcos provocados por los remaches del disco.

Prensa de embrague, lado de fricción del embrague

Elementos sustituidos para la reparación. Ha sido necesaria la sustitución del conjunto de embrague y del collarín de empuje.

Elementos sustituidos para la reparación


 


 

 

 


Taller mecánico Zaragoza. Visite nuestra web y descubra nuestras instalaciones y servicios. En Enrique Artal S.L., somos especialistas en el área de mantenimiento y reparación de electricidad y mecánica del automóvil, situados en el centro mismo de Zaragoza.


 

Share Button
happy wheels

About the author

Alberto Valiente

Apasionado por el motor desde que arranqué el primero de ellos. Perito tasador de seguros del automóvil por la cátedra CZ de la universidad de Zaragoza y APCAS. Co-dirección de Enrique Artal S.L.  

posteado en por Alberto Valiente en Seguimiento reparación

Ingresa un comentario

You must be logged in to post a comment.