¿Qué es el turbo? ¿Para qué sirve?

¿Qué es el turbo? ¿Para qué sirve?

Vista de un turbocompresor desmontadoDesde hace años es ya un elemento habitual en nuestros coches, el turbocompresor. Hace unas décadas era un extra que impresionaba, los fabricantes ponían un anagrama en la parte trasera debajo del modelo “Astra 1.7D Turbo Intercooler” ¡Qué bien quedaba en mi primer coche!

Ahora esto ha cambiado. El motivo es sencillo, prácticamente todos los diesel del mercado montan turbocompresores, y creo no equivocarme si digo que todos los motores con turbocompresor llevan intercooler. Pero nos estamos liando… Paso a paso. Lo primero, ¿qué es el turbo?

El turbocompresor es el elemento externo encargado de la sobrealimentación del motor. Va alojado en el colector de escape. En los motores diesel la combustión depende en gran medida de la cantidad de aire que metamos en la cámara de combustión, para la mezcla aire/gasoil. Para meter en el motor la mayor cantidad posible de aire se diseñó el turbocompresor. Este elemento utiliza la fuerza de los gases de escape para impulsar el aire que entra al motor por la admisión, las dos turbinas están unidas mediante un eje permite que el impulso de los gases de escape sea utilizado para girar la turbina de admisión, impulsando de esta forma el aire que entra al motor.

En el diseño del turbocompresor tenemos por un lado la caracola de admisión fabricada en aluminio y por otro lado la caracola de escape fabricada en fundición dado las altas temperaturas a las salen los gases de escape del motor. En las caracolas van alojadas las turbinas de admisión y escape, unidas mediante el eje de turbinas. El eje va sujeto al cuerpo del turbocompresor mediante unos casquillos, que son refrigerados y lubricados por el mismo aceite del motor, enviado directamente desde la bomba de aceite. La lubricación del turbocompresor es esencial puesto que el eje de turbinas gira a más de 150.000 revoluciones por minuto, siendo el turbocompresor uno de los elementos que más acusa una falta de lubricación en el motor.

Un consejo que podemos aportar para ayudar al mantenimiento del turbocompresor es el esperar unos segundos antes de apagar el motor cuando hayamos aparcado el vehículo. Esto es muy recomendable puesto que el turbocompresor alcanza altas temperaturas, transmitiéndose estas temperaturas al aceite que circula por los conductos internos del turbo. Si detenemos el vehículo directamente después de llevar largo rato circulando provocaremos que el aceite se quede alojado en los conductos del turbo, carbonizándose y obstruyendo estos conductos, provocando que el turbocompresor finalmente no quede bien lubricado.


 

 

 

 

 

 


Taller mecánico Zaragoza. Visite nuestra web y descubra nuestras instalaciones y servicios. En Enrique Artal S.L., somos especialistas en el área de mantenimiento y reparación de electricidad y mecánica del automóvil, situados en el centro mismo de Zaragoza.

Share Button
happy wheels

About the author

Alberto Valiente

Apasionado por el motor desde que arranqué el primero de ellos. Perito tasador de seguros del automóvil por la cátedra CZ de la universidad de Zaragoza y APCAS. Co-dirección de Enrique Artal S.L.  

posteado en por Alberto Valiente en Motores

Ingresa un comentario

You must be logged in to post a comment.